• English
  • English (UK)
  • Español
  • Français
  • Italiano
 

Dicotomía profesional: «trabajo de ensueño» vs «profesión con futuro»

A quién no le han preguntado de niño qué le gustaría ser de mayor: veterinaria, futbolista, probador de videojuegos, periodista… y según pasan los años nuestros deseos cambian, aparecen nuevas pasiones, proyectos e ideas de futuro que pasan a marcar nuestra trayectoria profesional. Existe una minoría de afortunados que tienen clara su vocación y emprenden el camino hacia su «trabajo de ensueño», pero para el resto no es tan fácil, la practicidad de la sociedad empuja a los jóvenes hacia las profesiones más demandadas, las llamadas «profesiones con futuro» el ministerio de trabajo y el de educación se encargan de orientar a los jóvenes que no lo tienen tan claro hacia empleos con mayor déficit de profesionales.

¿A qué te quieres dedicar? – ¡A una profesión en la que me contraten!

Lo cierto es que los trabajos de segunda no existen, porque siempre que nos dediquemos a lo que hacemos con ganas y pongamos esfuerzo no hay nada de lo que avergonzarse. Quizás no haya trabajos de ensueño, sino sueños sobre el trabajo que cada uno alimenta dentro de la libertad que le ofrece su empleo (o búsqueda de este). Los estudios nos ponen en el camino, el tiempo pasa y la vida nos muestra otros caminos que podrían hacernos más felices, ecos de pasiones de juventud, deseos que no cumplimos… pero por suerte, nunca es tarde para «reciclarse» profesionalmente.

Durante mucho tiempo, las generaciones que nos precedieron aceptaron renunciar a estos deseos en nombre de la respetabilidad social, la dignidad del empleo y la responsabilidad familiar. Ahora que la globalización ha diluido las fronteras, los profesionales no están limitados para perseguir su trabajo soñado en el territorio nacional. Esta flexibilidad junto a la gran oferta de trabajo internacional que existe ha potenciado que la «reconversión», «rotación» o «reciclaje» de los profesionales ya no sea consecuencia de un fracaso profesional sino motivado por una búsqueda de sentido vital.

Sin embargo, hay algo que no ha cambiado, el destino de los perfiles menos cualificados sigue siendo los empleos que los candidatos con mayor formación no desean realizar, no porque sean trabajos indignos o de segunda, sino porque a menudo son más duros o menos gratificantes. Estos perfiles con menor preparación también suelen ser contratados para trabajos con falta de profesionales con la condición de que se les pueda capacitar a través de formaciones internas.

El hecho de que haya puestos vacantes en trabajos de baja cualificación y alta demanda revela que son muchos los candidatos que aspiran a algo más que a tener un salario a final de mes; estos candidatos prefieren invertir más tiempo en su formación para poder aspirar a oficios que les hagan sentirse realizados profesional y no solo contribuir a la sociedad. Con esto no nos referimos a un ideal de éxito individualista sino a la búsqueda de la realización personal, a expensas de la opinión general. ¡Hakuna Matata, vive y deja vivir!

Y tú, ¿qué quieres hacer? – ¡Un trabajo que me apasione!

Es lo que la mayoría respondemos, sin embargo, no todos podemos ser estrellas del rock o astronautas, el mercado laboral tiene unas previsiones y es necesario facilitar el acceso de las futuras generaciones a las industrias en desarrollo, sobre todo para aquellos cuyos sueños se vean obstaculizados por los medios financieros o las calificaciones. Además, en ocasiones, aceptar un trabajo «alimentario» tiene sus ventajas, puede ser un medio económico para ponernos en el camino hacia nuestro verdadero sueño, puede reportarnos calidad de vida o incluso hacernos descubrir una nueva vocación.

Un trabajo significa autonomía, poder hacer elecciones en la vida y lo más importante, evolucionar, pero no solo en el sentido profesional de escalar posiciones en una empresa, sino en el ámbito personal del aprendizaje, el desafío de las misiones y las nuevas experiencias y situaciones entre compañeros, clientes y competidores. Es el conjunto de todas estas actividades las que nos permiten evolucionar y sentir la satisfacción y el bienestar profesional.

Como ya hemos mencionado, nuestra generación se diferencia de las anteriores por su deseo de evolucionar a lo largo de su carrera profesional no de manera vertical, sino de acuerdo con las oportunidades, circunstancias y deseos que marcan su existencia. Podemos hablar de flexibilidad, espíritu aventurero, búsqueda de nuevos horizontes, aceptación de riesgos, versatilidad o pasión por los desafíos, no importa, es una realidad: no pasamos más de cuarenta años (ni siquiera veinte), de media en la misma empresa. Las nuevas generaciones no se conforman, continuar en el mismo puesto suele considerarse estancamiento, conformismo y lo que buscamos es crecer, cambiar, enfrentarnos a nuevos desafíos, reescribir el boceto de nuestro «curriculum vitae» sabiendo que nuestra vida personal y nuestra carrera profesional van por caminos que se entrecruzan hacia un horizonte compartido.

En su último informe «Spring Professional 2021» Adecco nos informa sobre las profesiones más cotizadas en el 2021 y durante la próxima década. Los resultados de este informe pueden ser de gran ayuda para quienes busquen cambiar de trabajo, reorientar su carrera profesional o se encuentren en situación de desempleo. Porque, aunque la cifra no ha parado de bajar, España aún cuenta con más de tres millones de desempleados, esto, sumado a la precariedad laboral y a los contratos basura minan en la confianza de la población, haciendo que proliferen los falsos autónomos y la fuga de cerebros.

Y por si te has quedado con la duda, los profesionales con mayor demanda del aquí y ahora en España según el informe de Adecco, son los ingenieros; los arquitectos técnicos; topógrafos y diseñadores; programadores informáticos; analistas y diseñadores de software y multimedia. La mala noticia es que no hay suficientes jóvenes que estudien las carreras que demandará el mercado laboral del futuro*. De hecho, es algo que ya está ocurriendo, lo que provoca que las empresas busquen fuera el talento que no encuentran en España.

¿Y tú?, ¿qué es lo que más valoras? factores para tener un trabajo de ensueño

¿Vivir para trabajar o trabajar para vivir? Conciliación. Es el equilibrio entre la vida laboral y la privada, porque hasta las personas que tienen vocación necesitan desconectar del trabajo. El mundo de la empresa tiende a la flexibilización de horarios, el teletrabajo y la reducción de jornadas y, no es de extrañar cuando según encuestas se considera que la «libertad horaria» es el factor más valorado por los trabajadores por delante del ambiente laboral, el salario, un buen jefe y de los beneficios sociales.

Son estos factores o su ausencia los que determinan los índices de rotación de las empresas, porque si no estamos trabajando por nuestro sueño, lo mínimo es que estos factores de bienestar laboral nos satisfagan. En España el índice de rotación de las empresas es del 21 %; y un 58,7 % afirma tener dificultades para cubrir las vacantes.

En el 38 % de los casos estas rotaciones se producen porque los colaboradores reciben mejores ofertas de otras empresas, pero en muchos otros su salida se debe a que no ven posible su desarrollo profesional o personal en la empresa (25,3 %), porque no se sienten identificados con la filosofía corporativa (19,72 %) o por mal clima laboral (7 %).

En cuanto a las empresas, afirman que tardan entre 1 y 5 meses en cubrir esas vacantes y el 58,7% reconoce haber tenido dificultades en el último año para encontrar un remplazo. Esta falta de candidatos con la experiencia o las competencias requeridas junto con unas expectativas salariales elevadas son los principales motivos que aducen las empresas para la escasez de talentos y su dificultad de encontrar a los candidatos adecuados.

* Según las previsiones de ManpowerGroup y la Fundación I+E en la próxima década van a surgir hasta 25 000 nuevos puestos de trabajo para los cuales no va a haber candidatos preparados debido al desajuste entre la orientación ofrecida a los estudiantes y la evolución del mercado laboral. Por lo tanto, para todos aquellos que no tengan clara su vocación, no os preocupéis, aún estáis a tiempo de lanzaros sobre estas nuevas profesiones para hallar vuestra realización personal y profesional.

Mientras tanto, descubre cómo fomentare un buen clima laboral en tu empresa con nuestros consejos.

Back to top

Receive the latest iCIMS thought leadership directly to your email.

Privacy Notice

Subscribe to the iCIMS blog today

Sign up

The latest from iCIMS

Explore categories