• English
  • English (UK)
  • Español
  • Français
  • Italiano
 

Cómo ser un recruiter astuto y eficiente

Dicen que lo más importante para ser un buen recruiter es saber apreciar y captar el talento. Vale, sí… pero antes de localizar las aptitudes ajenas tendremos que saber cuáles son las nuestras, ¿no? ¿Qué es lo que nos diferencia como recolectores de talento?

Si de verdad te interesa saber cómo ser un reclutador eficiente, acompáñanos en este viaje por los entresijos del trabajo de reclutador y descubre algunas técnicas de selección de personal.

Todo se entiende mil veces mejor con ejemplos prácticos, así que ¡vamos a ponerte uno! Imagina que tienes una semana para encontrar a la persona que salve de una situación de crisis a la empresa en cuestión. ¿Cuáles son los pasos que tendrías que seguir para ser el reclutador ideal?

Cómo ser reclutador: Primera fase -> Conoce

El planteamiento. Durante todas las etapas del proceso de reclutamiento de personal hay que tener en cuenta algunos factores como el tiempo, que suele ser limitado. Así que será necesario optimizarlo, automatizando algunas tareas y centrándonos en los puntos más importantes.

Hay algo que tienes que tener en cuenta tanto si estás aplicando a un puesto de trabajo, como si eres la persona que recluta: la información. Debes estar informado y conocer todos los detalles de la situación a la que te enfrentas.

Estudia la vacante que se queda libre

¿Cómo vas a encontrar una aguja en un pajar si ni siquiera sabes qué forma tiene esta? ¡Es imposible! Así que busca, estudia, contrasta y ¡aprende!

Si de verdad te interesa cómo ser un reclutador eficaz y estás ansioso por hacer bien tu trabajo, primero tienes que conocer a la perfección los valores  y objetivos que persigue tu empresa. Y después, saber qué es exactamente lo que se necesita para el puesto que el candidato va a ocupar.

Es necesario hacer un análisis exhaustivo de las funciones que desempeñará el nuevo miembro del equipo. De esta manera sabrás cuáles son las cualidades indispensables con las que este debe contar.

Estudia al candidato

Seguro que en el momento en el que estás realizando una entrevista personal a un posible colaborador valoras un montón que este conozca detalles de la empresa, ¿verdad? Esto significa que ha tenido interés y que de verdad le interesa ese puesto de trabajo.

Y seguro que, por el contrario, si la persona que está aplicando a esta vacante que ha quedado libre y no tiene ni idea de los valores que perseguís, no te sentará muy bien. ¡Lo mismo ocurre a la inversa! El posible colaborador apreciará que hayas leído bien su currículo. Por eso le has llamado, ¿no?

La forma correcta de trabajar como recruiter –y no tener que googlear “cómo ser un reclutador ejemplar”- es prestando atención a cada detalle. Conocer la experiencia previa del candidato y aprovechar el momento de la entrevista para descubrir otras cosas que no aparecen en el CV.

¡Importantísimo! Si quieres ser recordado como una leyenda entre los reclutadores del mundo, tienes que perseguir una máxima: ¡Adiós a los sesgos cognitivos! Libérate para siempre de los prejuicios y arriesga apostando por perfiles diferentes.

Cómo ser reclutador: Segunda fase -> Entrevista

El nudo. Una vez que ya hemos pasado por el planteamiento de este proceso y que ya conocemos a los protagonistas, es hora de descubrir… ¡qué traman! No te asustes, es una forma de explicarte que en esta segunda etapa tendrás que enfrentarte a la entrevista y tomar la decisión final.

Este momento es decisivo. Es la primera vez que te verás la cara con el aspirante al puesto. Tendrás que tener en cuenta infinidad de cosas, como por ejemplo la comunicación no verbal. A veces un silencio cuenta más cosas que un discurso de 1200 palabras.

Tipos de preguntas

Como ya hemos comentado unos párrafos más arriba, antes de hacer la entrevista y si no quieres ser un reclutador algo mediocre, deberás informarte bien sobre la persona con la que vas a dialogar. De esta forma sabrás qué preguntas son imprescindibles.

–          Preguntas sobre intereses personales

Interésate por conocer cuáles son sus inquietudes, su estilo de vida, sus aficiones. Es probable que así averigües un poco más sobre el posible comportamiento o actitud que el nuevo integrante llevará en el trabajo.

–          Preguntas inesperadas

Juega con el factor sorpresa: Pregúntale sobre algo que no se espere para nada. Así podrás comprobar cómo, posiblemente, actuará ante una situación de crisis o cambio inesperado. Para ser un buen reclutador necesitas explorar rincones que nadie ha explorado.

–          Preguntas sobre el futuro

¿Cuáles son sus aspiraciones? ¿Qué pretende conseguir integrándose en el equipo? Para ser un reclutador astuto y eficiente tienes que adelantarte a los posibles acontecimientos que puedan ocurrir en un futuro.

Por eso es recomendable que conozcas las intenciones del candidato. ¿Quiere crecer dentro de la empresa? ¿Merece la pena apostar por él y formarle? ¿Le motiva el puesto? Es importantísimo saber este tipo de cosas para poder tomar una decisión.

Informa bien sobre el puesto

Nunca puedes olvidar que en la entrevista intervienen dos partes. Para ser un buen reclutador tienes que ofrecer toda la información necesaria y conquistar al candidato que se ha interesado por el trabajo.

En términos de reclutadores, a esto se le conoce como inboud recruiting y consiste en encontrar el talento y fidelizarlo. Para ello tienes que encargarte de que al candidato no le quede ninguna duda acerca de sus funciones y los objetivos que tendrá que cumplir.

Conoce las innovaciones en RRHH

El mundo gira cada vez más rápido y el campo de los recursos humanos lo nota. Cada vez existen más formas de realizar un proceso de selección. Por ejemplo, la video entrevistaque ofrece un montón de ventajas como la optimización del tiempo y la posibilidad de realizar test a medida de tus candidatos.

Cómo ser reclutador: Tercera fase -> Integra

El desenlace. Vivieron felices y… ¡no! A pesar de lo que se esperan un montón de profesionales del sector, la tarea de un recruiter no finaliza tras la toma de decisiones y la posterior firma del contrato. Hay que prestar atención a las nuevas incorporaciones.

Para ser un reclutador ejemplar tienes que encargarte de que este nuevo miembro se integre bien en el equipo. Debe sentirse a gusto y cómodo en su nuevo lugar de trabajo. En muchas ocasiones, las nuevas incorporaciones son recibidas con cierta hostilidad por parte de los antiguos colaboradores.

Una de las formas de integrar a un nuevo colaborador y que este se sienta parte del equipo es llevar a cabo alguna dinámica de team building o construcción de equipos. De esta manera todos los integrantes del grupo pelearán por los mismos objetivos y mejorará la productividad de la empresa.

Tu opinión nos interesa:

¿Sigues teniendo dudas sobre cómo ser un reclutador extraordinario? ¿Crees que nos hemos dejado algo en el tintero? ¡No te cortes! Ponte en contacto con nosotros y cuéntanos, estaremos encantados de leerte y ayudarte si está en nuestra mano 🙂

Back to top

Receive the latest iCIMS thought leadership directly to your email.

Privacy Notice

Subscribe to the iCIMS blog today

Sign up

The latest from iCIMS

Explore categories