¿Qué es el social recruiting y cuáles son sus ventajas?

Contar con la colaboración de los equipos implicados a la hora de llevar a cabo una contratación es una idea excelente que en la mayoría de las empresas no se pone en práctica por falta de recursos adecuados. El Social Recruiting está hoy en día a la orden del día en muchas empresas como método de reclutamiento de nuevas contrataciones.

Sin embargo, gracias a la digitalización de los procesos de contratación, al dúo recruiter-manager se les unen las opiniones del resto del equipo, que ahora también pueden tomar partido en los procesos de selección de la empresa, al fin y al cabo, una contratación es asunto de todos.

Por supuesto, no se trata de hacer del proceso de selección un referéndum interno, ni de elegir al candidato por votación mayoritaria, sino de implicar a los equipos en las campañas de social recruiting, darles un voto de confianza y demostrarles que su opinión se tiene en cuenta.

Social Recruiting

¿Qué es el Social Recruiting?

Cuando hablamos del concepto de Social Recruiting, nos estamos refiriendo a la búsqueda de candidatos potenciales para nuestra empresa utilizando las redes sociales, tales como Instagram, Facebook, LinkedIn…de tal forma que se consiga generar un engagement laboral entre buscadores de empleo y la empresa.

Así, se puede afirmar que el reclutamiento colaborativo junto o Social Recruiting supone un beneficio triple: para los colaboradores consultados, para los futuros empleados potenciales y para la empresa.

Antes de la contratación digital, (sobre todo antes del vídeo) las ventajas del reclutamiento colaborativo ni siquiera se tenían en cuenta por el gran inconveniente que las acompañaba: la falta de tiempo.

Era impensable hacer pasar a los candidatos por entrevistas con todos los miembros del equipo o introducir a todo el departamento en las entrevistas de los candidatos…

Incompatibilidad de agendas, altos costes asociados y procesos de selección interminables son algunas de las consecuencias que lo hacían inviable.

Quizás, lo más cerca que estaban los colaboradores de participar en un proceso de selección era dar su punto de vista sobre algún candidato o dejar el curriculum de algún conocido en la esquina del despacho del manager de turno… Pero en ningún caso se les permitía tomar una parte activa en el ejercicio de contratación.

Sin embargo, gracias a la evolución de la digitalización se han desmaterializado los procesos y flexibilizado la actividad de recruiters, equipos y candidatos lo que les permite tomar partido y colaborar activamente en las contrataciones.

¿Cuáles son las herramientas a través de las cuales se lleva a cabo el Social Recruiting?

Para llevar a cabo el proceso de reclutamiento colaborativo a parte de la participación de los manager y de los empleados, necesitamos un medio de difusión que sea capaz de llegar a mucha gente. Algunas de las herramientas de difusión que se utilizan para llevar a cabo el Social Recruiting son:

  • LinkedIn
  • Facebook
  • Twitter
  • Software de Social Recruiting
  • Skype
  • Página web corporativa
  • Plataformas de Reclutamiento para empresas

Estas son algunas de las herramientas que las empresas pueden utilizar para llevar a cabo los procesos de Social Recruiting. Si se lleva a cabo una buena difusión a través de las redes sociales, sin duda los resultados serán totalmente favorables.

Social Recruiting

¿Cuáles son las ventajas del Social Recruiting?

#1. Compartir es vivir

El reclutamiento colaborativo no solo hace más fácil el proceso de contratación, sino que, además, favorece a la inclusión y al bienestar en los equipos.

Los cambios crean dinamismo y comunicación entre los empleados, les hace establecer vínculos y les acerca como personas. Este tipo de gestión de proximidad, donde se reconoce la importancia de la opinión del otro, es una fuente de salud para toda empresa.

Ha llegado el fin de la era de las imposiciones, de la toma de decisiones unilaterales y de la «trata de empleados», para dar paso a la sinergia entre equipos y al trabajo colaborativo donde el bienestar y la individualidad de los empleados suman en la balanza del bienestar común.

Un colaborador recién contratado que no haya tenido ningún tipo de contacto previo con el equipo y responsables tendrá una lógica sensación de vértigo al entrar a formar parte de la nueva empresa.

No obstante, si los que le dan la bienvenida son los mismos que han tomado parte en su contratación, será mucho más fácil para ambas partes entenderse y establecer buenas relaciones.

La participación de los empleados en el proceso de selección les da un sentimiento de responsabilidad compartida que hace de la acogida y del periodo de incorporación una etapa mucho más grata para el candidato.

Otro beneficio es que esta bienvenida da al candidato una imagen positiva de la empresa, la seguridad de haber tomado la decisión correcta y le ayuda a integrarse y a estar implicado en la actividad de la misma.

Esto, sin contar con los beneficios a largo plazo, porque un empleado satisfecho es más productivo y tiene más probabilidades de continuar su carrera profesional en la empresa y, este argumento tiene mucho peso en un momento en el que fidelizar a los mejores candidatos se vuelve incluso más difícil que contratarlos.

accueil-nouveau-collab.jpg

#2. La digitalización al servicio de la colaboración

Un buen ejemplo de las nuevas tecnologías asociadas al social recruiting es la preselección en vídeo diferido. Las entrevistas online permiten un intercambio mucho más fácil y fluido, con contenidos adaptados a cada proceso de contratación.

Una de las mayores ventajas es el trabajo colaborativo online, que permite distribuir los vídeos de los candidatos entre los miembros del equipo, para que los vean y valoren desde donde y cuando quieran.

Porque en el social recruiting del futuro, colaborar significa coordinar esfuerzos, no agendas. En este artículo te contamos todo lo que necesitas saber sobre las entrevistas en vídeo diferido.

El ahorro de tiempo que supone esta herramienta de vanguardia compensa con creces el tiempo dedicado a la valoración y puesta en común de opiniones sobre los candidatos potenciales.

Este intercambio puede ser sumamente fructífero, porque los responsables y los RRHH con la ayuda del resto de empleados van a llegar a decisiones mucho más consensuadas y objetivas, donde el índice de error es menor y compartido.

La responsabilidad que se otorga a los diferentes actores que participan en la contratación es un voto de confianza y de interés que va a estimular el compromiso y el trabajo en equipo.

Lo que prueba que la digitalización lejos de separarnos potencia y se apoya en el componente humano para llevar a cabo la actividad de contratación.

Sabemos que estamos en tiempos de evolución. En tiempos de redes sociales, de comunidades virtuales. Tiempos de «compartir», de «consensuar» y de variedad de «opiniones», para bien o para mal.

Con el social recruiting nos encontramos en el buen camino hacia el progreso y la evolución de los RRHH.

En contraste con las prácticas tradicionales que solo conducen a la obtención de perfiles similares, la contratación colaborativa potencia el diálogo y la diversidad de opinión a la vez que es una clara apuesta por la imparcialidad.

Se trata de una decisión basada en apreciaciones colectivas nace de la diversidad de opiniones singulares, por lo que es mucho más objetiva y realista que una decisión unilateral.

Si quieres recibir más información acerca del Social Recruting no dudes en consultarnos, te daremos toda la información que necesitas para llevar a cabo un proceso de reclutamiento efectivo y con muy buenos resultados. ¡Contáctanos!

Back to top

Receive the latest iCIMS thought leadership directly to your email.

Privacy Notice

Subscribe to the iCIMS blog today

Sign up

The latest from iCIMS

Explore categories