¿Cómo se hace una entrevista de trabajo? Consejos para evitar prejuicios cognitivos

A día de hoy todos vivimos a contrarreloj. Muchas veces no le dedicamos todo el tiempo que se necesita a ciertas cosas que antes sí, bien porque son importantes o porque nos hacían ilusión, pero que ahora la perdemos por las prisas. En el día a día de un recruiter, las entrevistas de trabajo a candidatos suponen bastante tiempo de sus agendas: planificar entrevistas, reuniones con los manager, estudio del perfil a entrevistar, visionado de las vídeo entrevistas y evaluación… En ocasiones, con la preparación de todo el proceso y las agendas apretadas corremos el riesgo de perder detalles importantes en las entrevistas a candidatos.

La falta de preparación de las entrevistas a candidatos puede dar paso a la aparición de los sesgos o prejuicios cognitivos. Hoy en iCIMS te explicamos cómo hacer una entrevista de trabajo para que puedas prepararla de forma eficaz y cuidar los detalles a la hora de evaluarles.

¿Cómo preparas actualmente tus entrevistas a candidatos?

Una entrevista requiere un tiempo previo de preparación que impactará de forma directa en el resultado del proceso de selección. Preparar las preguntas y marcar aquellas que son interesantes es un paso que requiere dedicación. Además de estudiar los curriculum previamente a la entrevista, es importante trabajar la escucha activa para, si es necesario, puedas adaptar las preguntas sobre la marcha. La plena atención en la respuestas de los candidatos te ayudará a evaluar además sus soft skills.

Llevar a cabo un proceso de selección no es fácil. En ocasiones y de manera inconsciente, entran en juego en nuestro día a día prejuicios cognitivos que nos impiden ser del todo racionales. Los sesgos cognitivos pueden influir en nuestras observaciones e interpretaciones a la hora de entrevistar a los candidatos e impedirnos detectar todas sus aptitudes y potencial al 100%.

¿Qué son los prejuicios o sesgos cognitivos?

Conocer los prejuicios cognitivos es esencial para saber cómo hacer una entrevista.

Los prejuicios cognitivos también denominados sesgos cognitivos, aparecen cuando malinterpretamos una información que tenemos a nuestro alcance. Es decir, surgen cuando distorsionamos la información que recibimos y esto influye en el modo que percibimos la realidad. De manera que llegamos a ciertas conclusiones incorrectas sobre un hecho, una conducta o una persona.

En las entrevistas a candidatos, la forma adecuada de vencer esos sesgos es aceptándolos. Es decir, lo mejor que nos puede ocurrir es que tengamos la capacidad para identificar una serie de prejuicios y quererlos solventar. Lo más importante ya no es eliminarlos, sino adaptarnos a ellos y “utilizarlos” de manera positiva tanto en una entrevista de trabajo como en nuestro día a día.

Pautas para una entrevista de trabajo

Como entrevistador, estos pasos para hacer una entrevista te van a  servir de mucha ayuda. Pero ya no solo a los entrevistadores, sino a los candidatos también les viene muy bien saber qué suelen tener más en cuenta el personal de Recursos Humanos.

Cómo preparar una entrevista de trabajo es una tarea esencial para ambas partes. Estos son nuestros consejos:

#1 Estudia al candidato

Estudiar al candidato es imprescindible ya que éste debe cuadrar lo más posible al puesto de trabajo que se encuentra vacante. Por eso, el primer paso es leer atentamente el currículum (CV) de todos y cada uno de los candidatos para conocer su formación, conocimientos técnicos (hard skills) y trayectoria profesional.

Recomendamos acudir a Redes Sociales profesionales como Linkedin, para conseguir la mayor información posible. En las redes profesionales podrás encontrar las recomendaciones de compañeros, managers e intereses de los candidatos que te pueden dar más información sobre su perfil y la orientación de la entrevista.

#2 Identificar las competencias necesarias

Determinar qué competencias son necesarias para el puesto es algo esencial y una de las lecciones clave cuando explicamos cómo hacer una entrevista. Si tienes dudas, puedes analizar las competencias del equipo para el que se realiza el proceso y hablar con el hiring manager para concretar el perfil e identificar las competencias deseadas.

En función de esto, podrás crear las preguntas para la entrevista de trabajo.

#3 Prepara las preguntas

Es cierto que algunas cuestiones serán generales y las mismas para todos los puestos que puedan ofertarse en una empresa, como por ejemplo: ‘¿por qué crees que encajarías en el puesto?’, ‘¿qué conoces de la empresa? etc.

Pero hay otras que variarán en función de la ocupación que se vaya a desarrollar. Por eso, las preguntas deben prepararse con antelación y deben estar muy bien pensadas.

#4 Tranquilizar al candidato

Lo que se busca con la entrevista de trabajo es conocer de verdad al candidato. Para ello, es mejor verle en su actitud normal y no en un estado de nervios.

Una forma de dar tranquilidad y relajar el ambiente es, al principio, desviando un poco la atención y el interés hacia otra cosa o tema. De esta manera, apostaremos por una situación más distendida y eviatamos el no ir al grano desde el primer momento. Tener en cuenta este aspecto es básico a la hora de preparar la entrevista.

#5 Se flexible en las entrevistas

De la misma manera que no todos los puestos requieren las mismas preguntas, tampoco todos los candidatos requieren las mismas cuestiones.

Es conveniente adaptarlas en función de cómo se vaya desarrollando la entrevista y según la actitud del candidato. La escucha activa es imprescindible. Cuanto más puedas adaptar las preguntas según las respuestas del candidato, identificarás más información sobre sus competencias y el fit con la compañía.

#6 Pon a prueba al candidato

Realizar preguntas que dan pie a respuestas abiertas a través de ponerle en una situación hipotética y como la resolvería o actuaría nos va a dar mucha información sobre él. De la misma manera, ‘ponerle a prueba’ inventando alguna situación o caso ficticio que podría darse en el puesto que solicita para saber cómo reaccionaría y resolvería nos ayudará para conocerle más.

#7 Presta atención a la comunicación no verbal

Los gestos, la forma de hablar, de mirar, las muecas, etc. son aspectos muy importantes en los que debemos fijarnos para conocer más y mejor al entrevistado. Las palabras sí las podemos elegir de manera más sencilla, pero nuestro lenguaje no verbal es muy difícil de controlar. Es complicado engañar a través de él.

Tipos de sesgos cognitivos

Para saber cómo hacer una entrevista y poder evitar los sesgos debes conocerlos.

El más común es el efecto Halo, que consiste en atribuir los comportamientos del candidato en base a un atributo. El efecto más claro y común suele ser causado por la belleza o atractivo de las personas. Si este efecto es negativo, estamos ante el efecto Horn.

Pero también nos encontramos con el efecto de Primacía y el efecto Espejo. Es esencial conocerlos para evitarlos y aprender bien cómo hacer una entrevista. El efecto de Primacía se da cuando le damos más importancia a los primeros entrevistados que al resto. En cambio, en el efecto Espejo lo que se busca es que los entrevistados piensen y actúen como el entrevistador.

También nos encontramos con el sesgo de Contraste, que se da cuando comparamos a los entrevistados. Y, en la misma línea, el sesgo de Recencia compara al candidato que estamos entrevistando actualmente con justo el anterior.

Por último, el sesgo de Generosidad, se da cuando la persona entrevistada no realiza preguntas importantes por la falta de experiencia de los entrevistados.

¿Cómo evitar los sesgos cognitivos?

Los procesos de selección tienen que ser objetivos, pero no significa que no podamos guiarnos de nuestra intuición y sensaciones. Lo difícil aquí es encontrar el punto medio para no dejarnos influir por los sesgos y cometer errores. El primer paso es identificarlos, reconocerlos y aceptarlos. Después de ello, debemos trabajar para intentar que desaparezcan o evitarlos en la mayor medida posible en el marco de una entrevista a candidatos.

Nuestros consejos para evitar los prejuicios cognitivos en una entrevista de trabajo son los siguientes:

  • Dar el mismo recibimiento y trato a todos los candidatos
  • Eliminar de nuestra cabeza cualquier idea que nos surja cuando le veamos por primera vez.
  • Si conoces al entrevistado, debes mantener la distancia y racionalidad ya sea agradable o desagradable su presencia.
  • Pedir opinión sobe el candidato a tus compañeros de departamento. La evaluación de solo una persona no suele ser muy acertado.
  • Establecer criterios de selección específicos con los que valorar a todos los candidatos.
  • Dedicar el mismo tiempo a todos los candidatos.
  • La video entrevista de trabajo es una opción muy buena para evitar algunos sesgos informáticos como por ejemplo, el de Encuadre, que nos hará cambiar de opinión según se presente la muestra de candidatos.
  • No tengas prisa en tomar decisiones: si nos precipitamos, podemos cometer errores y discriminar la información importante. Revisa las notas tras las entrevistas y pide segundas opiniones si lo necesitas.

Si tienes alguna pregunta no dudes en ponerte en contacto con nosotros

Back to top

Receive the latest iCIMS thought leadership directly to your email.

Privacy Notice

Subscribe to the iCIMS blog today

Sign up

The latest from iCIMS

Explore categories